Tres claves del ciclo de las emociones

Voy a comenzar una serie de artículos en los que voy a desarrollar el tema de “las emociones”. Mi experiencia me ha llevado a comprender que es clave para el desarrollo del Nuevo Ser Humano.

Las emociones tienen la función de informar sobre el siguiente movimiento a realizar, el siguiente paso que nuestro Ser necesita dar.

Lo esencial para que la emoción realice su función es que exista una COHERENCIA entre MENTE-EMOCION Y ACCIÓN. Y aquí es donde comienza a mostrarse la complejidad que entrañan las emociones. Hoy vamos a centrarnos en el ciclo o proceso. Podemos reconocer el ciclo como el dibujo.

  • Si la idea que provoca la emoción es del momento presente se transformará en un PENSAMIENTO GENERADOR
  • Si la emoción que interviene en el proceso es del momento presente se transformará en FUERZA CREADORA.
  • Si la acción tiene un sostén equilibrado en una idea y una emoción presentes permitirá mostrar LA CAPACIDAD MATERIALIZADORA
  1. Cuando no sientes la emoción. Crear sin tronco.

Cuando la acción no pasa por el filtro de la emoción y tiene su raíz en una creencia del pasado, es decir, en una idea que has integrado como válida fruto de una experiencia. Esta experiencia puede haber sido vivida por ti en tu infancia o en otra etapa de tu vida, puedes estar reflejando un “ GEN” que está en ti y por lo tanto una idea de uno de tus ancestros, masculinos o femeninos, o puede ser tuya de una vida pasada o paralela.

Ya la coherencia no existe y por tanto tampoco el equilibrio. Aquí pueden ocurrir dos cosas: o bien te falta fuerza y te sientes muy cansada, o no sale la acción.

Cuando las acciones que realizas son generadas por una idea sin tronco durante mucho tiempo, llega un momento en que tu tronco, es decir tu cuerpo, no puede dar más y enfermas físicamente.

Un ejemplo:

Una persona dirige una empresa con muchos trabajadores y la demanda es tan grande que no se permite descansar. Llega un momento en que su cuerpo enfermará para que descanse. Algo común en los directivos es enfermar cuando tienen vacaciones, es un cuerpo cansado que le está pidiendo descanso

  1. Las acciones tienen su raíz en una creencia o idea del pasado. Crear sin raiz.

Cuando escuchas las emociones y éstas son repetición de una creencia o idea del pasado, es decir la creencia que genera la emoción que crea la acción es una que has integrado como válida fruto de una experiencia y que aplicas, apoyada en una creencia no válida para el momento presente.

Ocurre lo mismo: esta creencia puede haber sido vivida por ti en tu infancia o en otra etapa de tu vida, puedes estar reflejando un “ GEN” que está en ti y por lo tanto una creencia o idea de uno de tus ancestros, o puede ser tuya de una vida pasada o paralela.

Ya la coherencia no existe y por tanto tampoco el equilibrio. Crear sin raíces solidas hace que la mente enferme. Cuando las acciones son generadas por una creencia sin raíz durante mucho tiempo llega un momento en que la acción que tiene que sostenerse en la mente puede provocar muchos dolores de cabeza y si se sostiene durante mucho tiempo ansiedad, depresión y enfermedad mental.

Un ejemplo:

 Una persona que le prometió a su padre de forma inconsciente de niño que el seguiría con la empresa familiar al verle el esfuerzo que realizaba, pero en su Ser está trabajar de otra manera. Llegará un momento en que no tendrá ideas nuevas para la empresa ya que las raíces están en su padre y no en él.

  1. Hay acción, emoción y creencia sin armonía. Craer frutos incoherentes.

Son personas que no pueden ser ellas mismas. Están realizando una acción que se basa en una emoción que no es la coherente con la idea. O estás desarrollando una acción coherente con una idea con la emoción equivocada. Aquí surge un no saber, dudas,  un desequilibrio del sistema inmunológico que, si continúa, provoca enfermedades graves. Son las enfermedades nuevas que están surgiendo como la esclerosis, la fibromialgia, el Parkinson, el Alzheimer, la fatiga crónica, la sensibilidad química…

Un ejemplo:

Una persona que responde a un mandato por ejemplo de un abuelo, “Su abuelo fue político y como le veía muy listo le dijo, tu serás político como yo, él le prometió de niño que sería como él de forma inconsciente.

Y a la vez en su familia le enseñaron que con esfuerzo todo lo consigues, el conecta con una fuerza que es creada por ira. La idea que provoca la acción no está realizando su proyecto sino el de su abuelo y la emoción que genera la acción no es deseo o alegría. Termina con un Parkinson