La ira prohibida genera enfermedad mental.

Cuando en un sistema familiar está prohibido de forma inconsciente vivir la ira, esto provoca una desconexión de la realidad y se manifiesta con un descontrol mental que, cuando es muy grande, se transforma en falta de salud mental.

La salud mental se manifiesta cuando no podemos mostrar nuestra fuerza en la vida, cuando es políticamente incorrecto expresar lo que vives.

Un sistema familiar prohíbe la ira cuando ha existido un conflicto entre un asesino y un asesinado y se tuvo que mantener en secreto. No se pudo expresar.

La vida trae detonantes o activadores para que se pueda resolver el conflicto original. Los detonantes son sencillos al principio. Si no eres capaz de enterarte, los detonadores se hacen más grandes para que puedas escuchar , se generan máscaras excesivas que te alejan de ser quien realmente eres.

Las emociones no expresadas se manifiestan en el cuerpo, muchas veces en un mal funcionamiento del hígado o de la vesícula.

Las máscaras para tapar la IRA:

  1. La ira sustituida por alegría: FALSA EUFORIA

Cuando la ira se sustituye por la alegría, te sales de la realidad con falsa euforia, que puede terminar en delirios.

Ejemplo activador de memorias familiares: En una familia con dos niños pequeños, el padre informa de un viaje de trabajo a un bonito lugar.

La parte consciente expresa alegría y dice, “que bien que te vas de viaje, disfruta mucho”.

La parte inconsciente tapa el enfado, la ira, por sentirse sola e impotente una vez más. La ira no expresada se queda anclada en el cuerpo. Cuando sobrepasa se manifiesta en forma de euforia o manía y ya no sabes cuál es el origen.

La memoria despertada puede ser un padre que se fue a la guerra y no volvió.

La integración de la ira, cuando el viaje no se puede suspender, pasa por escuchar el cuerpo, reconocer el enfado, respetarte a ti misma, asumir tu dificultad y buscar una ayuda de otro lugar, por ejemplo, pedir ayuda a un familiar, a un amigo o contratar a una persona para que te ayude.

Y, si se alarga en el tiempo, es necesario trabajar el conflicto original que se está mostrando con una herramienta que te permita ver y transformar la energía.

  1. La ira se sustituye por tristeza: FALSA DEPRESIÓN.

Cuando la ira es sustituida por tristeza, te sales de la realidad con victimismo, que se acaba convirtiendo en depresión.

Ejemplo activador de memorias familiares: Tienes un hijo que suspende mucho, te gustaría cambiarle y que tu hijo fuera un estudiante exitoso.

La parte consciente expresa que le da tristeza por las consecuencias que tiene para él no saber.

La parte inconsciente tapa el enfado relacionado con mostrar la sabiduría, culpándole de falta de responsabilidad, de falta de trabajo.

 La memoria despertada puede ser la expulsión de un país o el ingreso en prisión de una persona por saber demasiado.

La integración de la ira pasa por aceptar que no te gusta el “fracaso” de tu hijo,  que no te gusta que no exprese su sabiduría  y reconocer las veces que tú  has fracasado para no tener problemas.

Y, si se alarga en el tiempo, es necesario trabajar el conflicto original que se está mostrando con una herramienta que te permita ver y transformar la energía.

 

  1. La ira se sustituye por miedo: FALSA OBSESIÓN.

Cuando la ira se sustituye por miedo te sales de la realidad con un autoengaño, con fantasías que pueden degenerar en obsesiones.

Ejemplo activador de memorias familiares: Tu hijo ha decidido ir a un concierto; a ti te enfada y te inventas una escusa para que no pueda ir.

La parte consciente inventa peligros no reales.

La parte inconsciente tapa el enfado que tienes por ver su posibilidad de disfrutar algo que tú no te permites.

La memoria despertada puede ser un asesinato en unas fiestas locales.

La integración de la ira pasa por reconocer tu ira, reconocer que no te gusta que disfrute y reconocer todas las veces que no te has permitido asistir a conciertos o a eventos que  significan disfrute para ti.

Y, si se alarga en el tiempo, es necesario trabajar el conflicto original que está mostrando con una herramienta que te permita ver y transformar la energía.

 

“Reconocer la ira prohibida en tu sistema familiar te conecta con la realidad y equilibra tu mente”

Ejercicio para cuando sientes que tu mente no se aclara y no consigues dar pasos.

  1. Respiras y sientes la emoción que esta sustituyendo a la ira: Tristeza, miedo o alegría. Es la emoción permitida, pero no la real.
  2. Te das un minuto respirando y permites que la ira surja, y agradeces su presencia. Ahora sí estás viviendo la emoción real.
  3. Habla con ella: le dices que ya puede formar parte, que la vas a escuchar…; la escuchas.
  4. Pide que te transmita el mensaje que necesitas, la siguiente acción necesaria para esa situación concreta, sabiendo que la emoción de la ira viene a avisarte de algo que no te gusta y que necesitas cambiar o ajustar.